(Esta es la vacuna contra el mosquito)

  1. No crea todo lo que dicen los medios de comunicación.
  2. El internet no es una validación científica; tenga cuidado de no usarlo como referencia.
  3. Mucha de la supuesta prueba es básicamente lo que se llama preponderancia de argumentos. O sea, repito una cosa miles de veces hasta que la hago una verdad.
  4. Cuídece y fortalézcase en forma integral. Fortalezca su sistema inmune: tome sol con moderación, beba mucha agua, descanse lo suficiente e incluya una siesta. No coma “junk food”. Por el contrario, coma fibra, vegetales, viandas y frutas, además de lo que usted quiera que le llegue, no solo al estómago, sino al alma.
  5. Deje los dulces, el azúcar blanca, la harina blanca y el exceso de sal.
  6. Todas las mañanas tómese dos pastillas de “A mi Plin Extra Plus” y de paso cómprele un pasaje de ida al carajo a toda persona que sienta que su misión es hacerle la vida imposible.
  7. Goce, baile, camine, viaje y ame con intensidad (aunque lo boten como bolsa).
  8. Deje de cumplir años. Celebre cada minuto de su vida. No maldiga, haga lo opuesto: bendiga, ore y desee el bien. Y si va a defecar, hágalo en el sanitario. Declare cosas buenas, grandes, bellas, pida el cielo y deje de llorar.
  9. Sienta compasión (no lástima) y sea generosamente solidario con su prójimo. Comience por su familia, sus vecinos y su comunidad y luego respete y considere a quienes no tienen lo que para usted es una realidad. Respete la diversidad, tolere y respete a quien no piense o coincida con usted. Colabore con Iniciativa Comunitaria y con ALAPAS.
  10. A esta altura a quien carajo le importa producirse una gastritis o una úlcera por prevalecer en una estúpida discusión. Déjele eso a los políticos, a los académicos fosilizados y a los morones fanáticos (recuerde que ya usted se tomo las “A mi PLIN Extra Plus”). Ahhh, no compita por ser el más o la más enferma. Deje las quejas, olvídese de la enfermedad de la adultez y reviva a su niño o niña. Juegue, sueñe y no se olvide de aterrizar y le garantizo que el mosquito puede que lo pique, pero se va a joder porque usted estará de tan buen ánimo que su sangre le va a fermentar la existencia al mosquito y este habrá de explotar.

Por: José ‘Chaco’ Vargas Vidot
Imagen: Clipart.com